in ,

Pedimos congelamiento de deudas bancarias por un año, dice ADEF

«No hay trabajo hace 6 meses, por eso, yo no puedo pagar», dijo una de las personas que participaban de la marcha en Arequipa.

En Arequipa, la Asociación de Deudores Financieros del Perú (ADEF) se concentró en el ingreso a la plataforma comercial Andrés Avelino Cáceres, con la finalidad de exigir el congelamiento de sus deudas, en medio de la crisis económica que atraviesa el país a causa de la covid-19.

Con pancartas en mano y reprimidos por agentes de la Policía Nacional del Perú, deudores se movilizan e instan a comerciantes a sumarse a la gran marcha que promueve detener el abuso de las bancas usureras. A viva voz, varios protestantes reiteraron que no solicitarán la reprogramación, sino el congelamiento de su deuda.

“No hay trabajo hace 6 meses, por eso, yo no puedo pagar. Por eso, la ley anunciada por el Congreso no nos favorece. Están a favor de los bancos, no piensan en nosotros”, señaló a Exitosa uno de los que participan de la marcha.

Plantón

Las protestas contra la banca y su accionar usurero en perjuicio de miles de familias en el Perú tendrán hoy otro día crucial, con la gran movilización convocada por la Asociación de Deudores Financieros del Perú (Adef) que tendrá lugar en la Plaza San Martín y en donde se espera a cientos de ciudadanos que exigen real solución a sus demandas en medio de la pandemia.

Según dijo el vocero de la Adef, Tino Santander, han asegurado su presencia decenas de colectivos y organizaciones sociales para dejar en claro que los deudores peruanos no aceptan la ley aprobada recientemente en el Parlamento sobre el congelamiento de deudas, y piden además que se debata la ley contra la usura bancaria para que bajen los intereses abusivos.

“No aceptamos ese mamotreto. No estamos de acuerdo con esa ley que está a favor de los bancos y que aprobó el Congreso. Un Congreso que se ha vendido a la banca”, aseguró Santander.

Odebrecht reconoció culpabilidad en otros siete proyectos, dijo procuradora Silvana Carrión

OMS culpa a países por responder tarde a la emergencia sanitaria